Pajitas reutilizables

Cada día se consumen 13 millones de pajitas de plástico en España. Estos son los datos que arrojó Greenpeace España en 2018. Eso hace un total de más de 5.000 millones de pajitas al año.

España es el país de Europa en el que se consumen más pajitas de plástico. Las pajitas de plástico tardan más de 500 años en descomponerse y son el quinto residuo más recogido en las playas. Gran parte de ellas volverá al mar causando graves daños tanto a la fauna como a la flora marina.

 pajitas de plastico

 

¿Desde hace cuánto se consumen tantas pajitas de plástico?

El boom de las pajitas de plástico comenzó en los años 60, asociadas con las fiestas, tanto familiares como nocturnas, y con la diversión en sí misma. En aquellos años, muy poca gente el potencial peligro del consumo masivo del plástico.

Hay que tener en cuenta que las pajitas de plástico no son imprescindibles, salvo en la infancia y en algunos tipos de enfermedad. A diario se usan en colegios, cumpleaños, fiestas infantiles, bares, discotecas y para beber de los grandes vasos con refrescos. Sin embargo, este producto tan aparentemente insignificante, supone el 4% de la basura plástica del mundo. No olvidemos que las pajitas de plástico no son reciclables.

 

¿Cuántas pajitas de plástico se usan en el mundo?

Aunque se traten de cifras aproximadas, se calcula que en el mundo consumimos a diario en torno a mil millones de pajitas de plástico. Si ya hemos dicho que en España se utilizan en torno a 13 millones al día, en Estados Unidos se emplean alrededor de 500 millones.

Una de las marcas de comida rápida mas conocidas del mundo afirma que gasta cada día unos 60 millones de pajitas de plástico.

Por otro lado, el tiempo medio de utilización de una pajita de plástico es de tan solo 20 minutos, frente a los 500 años que tarda en degradarse, cifras un tanto descompensadas como para pensar muy en serio dejar de consumir este tipo de productos y buscar alternativas.

 pajitas de plastico

 

Consejos para evitar el consumo de plásticos

Son muchas las pequeñas decisiones que podemos tomar cada día para reducir o evitar el consumo de plásticos, uno de los grandes azotes de nuestro planeta.

Desde hacer la compra llevando de casa tus propias bolsas reutilizables (a ser posible de materiales sostenibles, como el algodón ecológico), a evitar comprar agua embotellada en plástico, que son muy contaminantes, y además podemos llegar a ingerir involuntariamente BPA e introducirlo en nuestro organismo. El BPA puede provocar numerosas enfermedades como el cáncer, la diabetes, la obesidad o la infertilidad.

Y por supuesto rechazar siempre el uso de las pajitas de plástico, ya que existen muy buenas alternativas, como las pajitas de bambú o las pajitas de acero.

 

Pajitas de acero inoxidable

Este tipo son las pajitas reutilizables que ofrecen la alternativa perfecta. Las pajitas para beber de acero son ecológicas, reutilizables y zero waste. Además, son completamente aptas para el lavavajillas, pero si prefieres lavarlas a mano no hay problema, algunas marcas traen consigo un limpiador perfecto para eliminar cualquier tipo de residuo que se aloje en el interior de las pajitas de acero inoxidable.

En nuestra selección de pajitas de acero, decidimos ofrecer un pack de 4 pajitas de acero, dos rectas y dos curvadas, con una buena longitud, para poder ser empleadas siempre, independientemente de la profundidad del vaso (dentro de unos límites claro, ¡no os vengáis– arriba con vasos de un metro porque entonces no funcionará!). Además, en cada pack de 4 pajitas de acero inoxidable hemos añadido un limpiador como el que hemos mencionado más arriba. Obviamente lo hemos probado, y funciona de maravilla, deja cada pajita de metal en óptimas condiciones para seguir bebiendo con ellas tus bebidas favoritas.

pajitas de acero 

 

Pajitas de bambú

Las pajitas de bambú son la otra gran alternativa sostenible en cuanto al uso de pajitas plastic free. Las pajitas de bambú son bonitas y seguras, son pajitas reutilizables y biodegradables.

Una de las mejores propiedades que tiene el bambú moso es que sólo se recolecta una parte de su tallo, y después sigue creciendo, por lo que es más sostenible y es capaz de absorber más CO2, y después sigue creciendo hasta 1 metro al día. Las pajitas de bambú son la opción más sostenible con nuestro planeta.

Al tratarse de una planta, es decir, una materia prima, las pajitas de bambú pueden variar un poco su diámetro y grosor, aunque en nuestro pack de 4 pajitas de bambú siempre hemos procurado que tengan casi el mismo diámetro entre ellas. Lo más importante es que el orificio a través del cual sorbemos la bebida sea lo suficientemente ancho para tal fin. Por supuesto, en nuestro pack de pajitas de bambú también hemos añadido un limpiador con el que dejar como nuevas las pajitas una vez que ya las hayamos utilizado.

También son aptas para su limpieza en el lavavajillas aunque no es lo más recomendable. A diferencia de las pajitas de metal, el bambú con el que están fabricadas es un material orgánico, es resistente, pero si lo sometes demasiadas veces a temperaturas de 60 grados al final puede empezar a deteriorarse como todos los productos biodegradables.

En casa lo hemos probado y aguantan perfectamente, pero creemos que es algo que hay que tener en cuenta a la hora de limpiar nuestras pajitas de bambú.

 

 

Pajitas bambú o acero

Es una pregunta difícil ya que todas las personas tenemos gustos distintos. Hay quien prefiere las pajitas de metal y otros las pajitas de bambú. Vamos a intentar dar unas claves para saber elegir entre pajitas de bambú o acero.

  1. Tacto de las pajitas reutilizables

Hay una gran diferencia entre la sensación que tenemos al tocar con los labios, la lengua y la boca en general pajitas de acero o pajitas de bambú.

En general, las pajitas de metal tienen un tacto como más limpio, más aséptico. Es una sensación más habitual, dado que se asemeja mucho al vidrio de los vasos con los que bebemos o incluso al tacto (desgraciadamente todos lo hemos hecho en el pasado) de las pajitas de plástico.

Por otro lado, las pajitas de bambú son más parecidas a reencontrarte con la naturaleza. No todos estamos acostumbrados a la sensación de tener algo de madera en la boca, y esa es la gran diferencia. De todos modos, NO es una sensación desagradable. A casi todo el mundo le sucede más bien que es un tacto desconocido. 

  1. Limpieza de las pajitas reutilizables

Si optamos por la limpieza manual, con el limpiador, es algo muy similar. En el caso de las pajitas de acero, al tener un interior completamente liso, el cepillo limpiador desliza más suavemente que en el caso del interior de las pajitas de bambú, que es algo más áspero, aunque no hay grandes diferencias.

Si decidimos utilizar el lavavajillas nos encontraremos con el mismo resultado: ambas pajitas reutilizables estarán limpias y listas para ser nuevamente usadas. Lo único que (en la parte de estética lo comentaremos) en las pajitas de bambú veremos como se han oscurecido durante un tiempo al estar mojadas.

  1. Vida útil

Aunque la vida de ambos tipos de pajitas reutilizables es muy (MUY) larga, todo dependerá del uso y mantenimiento que hagamos. Si las tratamos moderadamente bien, tanto las pajitas de acero como las pajitas de bambú nos durarán toda la vida. De hecho, es más probable que las pierdas a que se te estropeen.

En el caso de las pajitas de acero inoxidable, pueden llegar a durarnos 3 generaciones, o incluso más. Las pajitas de bambú, en cambio, tienen una vida útil algo más corta, pero las podremos conservar siempre que eliminemos los excesos de humedad y no las sometamos continuamente a altas temperaturas o a ambientes muy secos.

  1. Estética

Puede que la parte estética sea uno de los puntos más importantes para muchas personas, así que vamos a ver qué diferencias estéticas hay entre las pajitas de bambú o acero.

Las pajitas de bambú son muy, pero que muy bonitas, da igual que las uses para tomarte un zumo de naranja o un super smoothie de fantasía, el bambú está de moda y si eres muy fan de Instagram, lo petarás con fotos con bebidas con pajitas de bambú.

No te extrañes cuando las saques del lavavajillas y las veas con un color más oscuro, es normal, simplemente las pajitas de bambú han absorbido agua y por eso están oscurecidas. Al secarse volverán a tener su color original. Las pajitas de acero tienen un estilo muy distinto, aunque yo las uso para tomarme cada día mi zumo de vitaminas (apio, espinacas, pepino, manzana, zanahoria, hierbabuena, jengibre, cúrcuma, limón, lima y pomelo, por si os interesa, ¡y ah!, un chorrito de stevia).

En serio, molan mucho los dos tipos de pajitas reutilizables.

  1. Uso infantil

No menos importante es cómo de cómodas son para los más pequeños de la casa. Aunque son completamente seguras, personalmente creo que son mejores las pajitas de metal, porque tienen curvatura en el cuello y permite a los niños (y a los adultos también) un acceso más sencillo que respecto a las pajitas de bambú que son rectas.

En definitiva, los dos tipos de pajitas reutilizables, las pajitas de acero y las pajitas de bambú son unas estupendas alternativas para beber tus bebidas favoritas y desechar por completo las horribles pajitas de plástico que invaden nuestros océanos.

 

Si te ha gustado este post, no dudes en compartirlo.

¡Gracias por consumir de forma sostenible!

 

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados